Y cuando me enamore de una mujer que tenga muchas mujeres, llegaré a su casa por la mañana y me abrirá alguien que no soy yo, pero que se parece a mí. Le diré: buenos días, muchachita, ¿tú eres la nueva? Yo me llamo Carolina, puedes decirme Carolina. ¿Tú cómo te llamas? No importa, te llamaré Soledad porque la soledad en ella es pasajera… como tú. ¿Te sirvo algo de tomar?

Y miraré, tomada de la mano de la mujer a la cual me aferro, como aquella nueva poco a poco se va y desaparece en el camino.

 Bibiana Faulkner
Anuncios

Confesión de las 5 de la tarde.

Soy ñoña, que digo ñoña… ñoñísima. Y bueno, así como a las niñas de ahora les gusta One Direction a mi me gusta Darwin (Sherewsbury, 12 de febrero de 1809).
Entré a una tienda tipo “The big bang theory” con esqueletos y cosas científicas y ahí estaban, unas pequeñas replicas con cabeza de balón, así como los perros chihuahuas que venden y se les mueve la cabeza, así estaba Darwin junto a Leonardo Da Vinci, Albert Eistein y Sir Tomas Newton. Sin dudarlo lo compré, compré a Darwin, obviamente sabía que uno o dos científicos eran mejores que el que yo había comprado pero me gustó. Al exterior, en la caja venían sus principales aportaciones, después de leerla me dio quien sabe que saber que el esfuerzo de todo una vida se vio reducido a plástico con cabeza movible. Sentí un poco de pena con Darwin por atrevermme a comprar la peor versión de él.
(Darwin, si estás ahí quiero que sepas que lo siento) y en redención a eso le hice un pequeño espacio en mi cuarto, un homenaje. Hoy no me queda mas que decir BIENVENIDO A CASA!

IMG_2563