Aunque hermosas, las ruinas son inhabitables.

silvyas

A.

Pienso- siento que te pareces a esta fotografía.

Delgado, delgadísimo.

Sus caderas o más bien los huesos de tus caderas se insertan en mi muslo,

me has dejado con dolor las piernas.

He comenzado a sentir el pecho caliente,

un calor agradable que se expande por todo mi cuerpo y desemboca en mi pubis.

Los pies me hormiguean como si se mandaran solos

y quisieran salir a tu encuentro.

No voy a idealizarte

pero me declaro culpable de disfrutar verte dormir a mi lado.

Ojitos, ojitos tristes.

Me gustan tus ojos que son más grandes que tu sonrisa.

No sabes que sonríes con la mirada. Sonríes dos veces.

Alto, altísimo.

Tu mano en mi espalda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s