La hora feliz:

Muchas veces llega ese momento en el que ya no es momento porque se reduce a un segundo y el segundo es tan invisible que pasa a otro plano dimensional. Algo así como el centavo aquí en México.

A veces escribo para no perderme, escribo un camino para recorrer tu piel a besos y mordidas. Un camino de saliva.

Admiro mucho a las personas que saben dejar ir cuando algo les hace daño.

Que dejan casas, lugares, escuelas, personas, vidas.

Que dejan atrás como enviando un mensaje hacia el destino. Diciéndole que no van a ceder ni a dar un paso en falso.

Nunca puedo dejar ir, la saudade me persigue.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s