Karla

A Karla le encantaba el mar, y como toda mujer aguamarina un día regresó a él. Se mudó un tiempo al desierto pero pronto se percató que su corazón se secaba, se debilitaba. Todo el tiempo hablaba de acapulco, de sus playas, de su arena, de su gente, de su comida.

Karla regresó al mar por vocación.

Un día yo voy a regresar a ti.

Un día yo.

Un día.

10525741_726641804090634_4786104705006037849_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s