Mala.

-Sabes, dijo mirándolo a los ojos, me siento como una huérfana que acaba de perder todo su hogar. Por eso siempre busco en los hombres, para bien o para mal alguien que me proteja, alguien que me cuide y que me dé amor. Pero como podrás darte cuenta, este amor no es suficiente, ese amor nunca me va a alcanzar porque ni siquiera yo sé quererme como debería. Por que aunque tú me dieses todo eso que yo tanto anhelo de igual manera me alejaría de ti y huiría porque existen una disparidad en lo que yo quiero, una disparidad que justificaría a “las mujeres quieren tenerlo todo” pero no es verdad porque yo soy la que quiere tenerlo todo. Como bien dijo Chavela Vargas:

“Lo supe siempre. No hay nadie que aguante la libertad ajena; a nadie le gusta vivir con una persona libre. Si eres libre, ése es el precio que tienes que pagar: la soledad.”

Dicho esto el hombre en cuestión se dio la vuelta y se marchó, se marchó con la primavera… se marchó como se habían ido todos, por el pasillo de atrás.

 

Anuncios

Un comentario en “Mala.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s