Dame una semana para regresar a ti.

Me siento como sin rumbo, perdida en un cuarto blanco, ustedes entienden… con tantas salidas posibles pero sin ningún fin aparente. Todo iluminado, tan iluminado que no se puede visualizar el camino correcto. 

Así cómo en la película “Los enredos de Harry” tengo el terrible BLOQUEO DEL ESCRITOR (excepto porque yo lo he tenido siempre) tampoco puedo terminar las historias. 

Muy bien, esta historia comienza en un hoyo negro, nos aproximamos cada vez más y más al centro donde se encuentra un ser humano, desnudo y en posición fetal como si estuviese listo para nacer. Todo está en silencio obviamente porque en el silencio hay espacios y porque en el espacio no hay ruido. Un acercamiento a su cara nos delata que está dormido profundamente en un sueño plácido cuando algo perturba su sueño, un mosquito comienza a presumir el uso de sus alas al límite de la cara de nuestro sujeto. Disculpen las discordancias que esto les pueda ocasionar físicos del mundo pero ya sabemos todos como es la ficción de traicionera. 

De pronto el sujeto al que llamaremos Rubín (porque no se me ocurre otro nombre) despierta de su sueño de manera iracunda porque el mosquito no deja de chingar y se da cuenta de que está en el vacío, en la nada. Todo es oscuridad a su alrededor y ni siquiera sabe cómo es que está flotando en este lugar tan negro en el que pareciese que su cuerpo brilla con luz propia y también todo objeto que entra en escena brilla de la misma manera (me refiero al chingado mosquito) donde el fondo siegue siendo del mismo opaco. Rubín no puede caer. 

¿Qué es eso Rubín? ¿Escuchas una voz? Alguien grita “Rubín” a lo lejos.

…desde niña una idea que vaga por mi mente (no siempre pero a veces se hacía presente cuando me daba tiempo de reflexionar sobre mi entorno) es “esta no soy yo” “esta no es mi realidad” y llegaba a un momento en el que me sentía no-humana. Entonces pensaba (y espero redactarlo y explicarlo de una forma en la que lo puedan entender) ¿Qué tal si el mundo como yo lo conozco no existe de tal manera? Si un día despierto de mi sueño profundo y soy otra persona en otro lugar. ¿Despertaré en dónde y cómo, en qué? 

Las posibilidades eran sobre el despertar: 

1. De un coma.

2. En un mundo poco parecido a este.

3. En una realidad en la que toda mi vida y mi aspecto físico son diferentes.

4. En un asilo de ancianos con demencia senil.

5. Como un vagabundo en la calle.

Mi idea era que en realidad hacía las cosas que hago en lo que mi “realidad” se refiere como lavar los trastes, digamos que yo estoy lavando los trastes en mi “realidad” estaría ejecutando la misma acción en la otra realidad pero sin que en esta existan los platos y las cosas necesarias, digamos finjo que lavo trastes en un parque público o hago como que acaricio a mi perro en la casa de mi tía porque no soy consiente de que en ese momento estoy en casa de mi tía…

Piénsenlo pero no mucho. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s