Son casi las dos de la mañana en algún lugar del norte de México.

 

Cada vez que te vas te extraño mucho, luego regresas y me doy cuenta de que me la pasé extrañando a una persona que no existe, que nunca existió. Te dejo de extrañar hasta que por la mañana desapareces y yo confió en que regresaras más tarde, para escuchar música y ver el atardecer a través de tu cabello.

Imagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s